Aleks Syntek develó la placa conmemorativa de El diario de Ana Frank celebrando nuevamente “el triunfo del buen gusto y de una obra preciosa”

Aleks  Syntek develó la placa conmemorativa de El diario de Ana Frank celebrando nuevamente “el triunfo del buen gusto y de una obra preciosa”

El Teatro Tepeyac se vistió de manteles largos durante la celebración por el tercer aniversario, con más de 350 presentaciones, de la puesta en escena El diario de Ana Frank, en la que se dieron cita personas de todas las edades y en la que fungió como padrino el conocido actor, productor, músico y canta autor mexicano Aleks Syntek, quien es conocido a nivel internacional.

En esta función conmemorativa, el reconocido productor de teatro Alejandro Medina dijo que como agrupación están muy “contentos y orgullosos de presentar una obra que les ha llenado de muchas satisfacciones”, reconoció que gracias a los promotores se presentó originalmente para estudiantes de diversas carreras, especialmente de psicología, pues se trata de una obra universal  y del segundo libro  literario más vendido en el mundo.

Medina compartió con los asistentes que también el público convencional tiene interés en conocer El diario de Ana Frank y “nos arriesgamos en un principio a presentarla los sábados a las 12:00 horas, un horario poco común,  y empezamos a ver la reacción de quienes venían, y eso nos dio muchísima satisfacción y más que fuese el  Teatro Tepeyac, conocido más por presentar teatro de revista  y  comedias". Enfatizó el logro que representa continuar en temporada y solicitó un fuerte aplauso para los actores, mencionando uno a uno a todos los miembros de su equipo que se ha integrado prácticamente como una familia. Luego de compartir esta exitosa experiencia, presentó de manera muy elocuente al internacionalmente conocido Aleks Syntek.

Cuando fue anunciado por Alejandro Medina, e invitado a subir al escenario, el cantautor saludó de manera personal a los miembros del elenco que hacen posible la puesta en escena. Mientras –con micrófono en mano- daba las buenas noches señalando que deseaba felicitarlos. “¡Qué viva el buen teatro!”, exclamó. “Gracias a este público porque son los que aprecian lo bueno y están haciendo  posible esto. Gracias por invitarme, es un honor y estoy feliz de estar aquí con ustedes  presenciando el triunfo nuevamente del buen gusto y de una obra preciosa.” “Los felicito muchísimo. Lo he disfrutando tanto como el público aquí presente".

Visiblemente entusiasmado Syntek manifestó su deseo: “¡que sea una develación de muchas placas más y aquí estaré si me invitan nuevamente!”. Acto seguido, procedió a la develación y lectura de la placa conmemorativa por las 350 representaciones de esta magnífica  puesta en escena que ha tocado las fibras más sensibles de los espectadores, pues, como es bien sabido, la historia plasmada por Ana Frank en a través de un diario expone las vivencias de ocho personas, entre las que se incluye a su propia familia, integrada por sus padres, su hermana y ella misma, que permanecieron ocultas en Amsterdam durante la persecución nazi.

Conforme transcurre el tiempo, ante las grandes restricciones y el reglamento de convivencia que se impone desde un inicio, el grupo va pasando tanto por momentos de esperanza e ilusión, como por crisis agudas instigadas por las limitantes con respecto al espacio y la racionalización de los alimentos. En ese transcurrir de julio de 1942 a agosto de 1944, son muchos los sentires de cada miembro. De pronto, como es lógico, los sentimientos se contraponen, los  apoyos parecen dirigirse de manera preferencial: cada uno tiene objetivos y sus papeles están definidos, sin embargo llegan a puntos demenciales, hilarantes. Las conciencias se van modificando debido a una realidad cambiante en ese espacio asfixiante.

Dentro de la tragedia, hay espacio para el amor, para la ilusión y la esperanza de que vale la pena vivir, de que el rayo de sol que se filtra brindará una posibilidad de una vida feliz. El diario de Ana Frank cuenta con la participación de las actrices y actores: Alejandra Ortega, Alejandro Limón, Paula Rabanal, Ricardo Valdez, Gabriela  Esquivel, Marvin Ortega, Daniela Maldonado, Eduardo Barajas, Iván Peralta, Bernardo Espinoza, Manolo Guzmán, Ada Luna, América Varela, Manuel Acosta, Claudia del Rey y Jorge Veraza.

Es una producción de Alejandro Medina, quien comanda un equipo integrado por profesionales comprometidos con su trabajo, con los proyectos y con las propuestas escénicas que se presentan, principalmente en el Teatro Tepeyac y en el Legaria, llevando  sus producciones también  a otras latitudes de nuestro país.  Entre estas personas, también incluidas en la placa conmemorativa, se encuentran Regina Tascareño, Danna Ruíz, David Tort, Ady Salazar, Joss Vecar, Samuel Zarazua, Carlos Uber, Emmanuel Okaury, Ricardo Islas, Fabiola Moljo y Elizabeth Franco; así como Hilda Frutos, Sergio Lugo, edgar Sánchez, Israel Castellanos, Make It, Ricardo Sánchez, Margarita Rodríguez,  Edgar Herrera, Linda Taboada, Nicolas González, Brisa Carrillo, DanSegura, Iván Flores, Melissa Juárez,  Antonio Escobar, “Toda la pandilla “ (staff) y Eduardo Medina.

El diario de Ana Frank se presenta en el teatro Tepeyac los miércoles a las 20.00 y los sábados a las 12:00. Los boletos están disponibles en taquilla y en el sistema Ticketmaster.


Publicación más antigua Publicación más reciente